Noticias
Cargando...

Duke y Kentucky, un duelo a muerte por el trono del recruit



El proceso para llegar a la NBA es mucho más complicado de lo que la gente puede pensar. Los jugadores, desde el instituto, están sometidos a una gran presión que deben aprender a llevar, pues algunos están "destinadas" desde su segundo o tercer año en High School, las nuevas estrellas del futuro. De este modo las condiciones ya no físicas, sino psicológicas que son necesarias para ser toda una estrella del panorama baloncestístico, son algo que comienza a marcar la diferencia.

En este proceso de reclutamiento hay una universidad que siempre ha sobresalido, hablamos de Kentucky, un conjunto que ha destacado por su capacidad de construir proyectos nuevos cada temporada en los que las mayores estrellas del instituto quieren aterrizar. Calipari ha sido siempre un entrenador que ha llamado la atención a los jugadores jóvenes, posiblemente por el hecho de que los Wildcats se sitúan en el contexto perfecto para acaparar focos, brillar y marchar rápido a la NBA, el fenómeno denominado one&done (un año en la universidad y a profesionales).

La SEC es una conferencia bastante fuerte, donde cada año Kentucky suele dominar, pero siempre hay rivales de calidad a los que enfrentarse, conjuntos que merecen reconocimiento y contra los que en un buen partido puedes ganarte el respeto de muchos ojeadores.

Ahora ha salido un nuevo competidor para el bueno de John Calipari y menudo rival, los Duke Blue Devils. Dese hace unas temporadas el conjunto de Coach K ha decidido apostar por algunos jugadores con clara afinidad al one&done, sabiendo simplificar sus esquemas para que las estrellas de instituto puedan brillar y demostrar su talento. Duke se encuentra en una situación parecida a Kentucky, pues la ACC es una conferencia con gran talento y que te permite brillar ante gran número de conjuntos respetables. Además, la figura de Mike Krzyzewski impone mucho más respeto y es un mayor atractivo para el jugador por su trayectoria, ya no a nivel universitario, sino con la selección nacional.

La tradición de Kentucky y su legado como vía hacia el éxito es algo que nadie puede poner en duda, jugadores como DeMarcus Cousins, John Wall o Anthony Davis son grandes estrellas de la NBA con raíces en los Wildcats. Pero también es cierto que pese a no tener esa gran tradición, jugadores como Kyre Irving han brillado bajo los mandos de Coach K.

Lo interesante es que la dominancia de Calipari está decayendo, algo que vamos a analizar desde la última gran clase, una que batió récords y debía marcar una época (aunque al final fracasara en gran parte), la clase de 2013.

Año 2013

Kentucky Wildcats: Julius Randle, Andrew Harrison, Aaron Harrison, James Young, Dakari Johnson y Marcus Lee.

La gran clase de John Calipari, una camada donde habían 6 top 20, 5 de ellos en el top 10. El entrenador de los Wildcats recibió todo tipo de elogios, demostrando el gran poder reclutador que tiene. Pues bien, ninguno de estos jugadores sigue en Kentucky, algo bastante previsible, pero las circunstancias son muy diversas ya que Marcus Lee, tras no adaptarse al rol que se le exigía y por falta de protagonismo ha decidido en la presente temporada enrolarse en California, pasando esta campaña en el banquillo como redshirt.

Solo Julius Randle parece haber destacado como se esperaba, consolidándose como una de las principales piezas de unos Lakers que ilusionan ya no solo por su presente, sino por su futuro. El resto de momento, a penas a demostrado algo en la NBA. Andrew Harrison parece que empieza a disfrutar de minutos con los Memphis Grizzlies y podría desarrollarse como un buen base suplente, algo que comparado con las expectativas iniciales parece un fracaso. Aaron Harrison, James Young y Dakari Johnson han sido hasta el momento carne de D-League y las expectativas de futuro tampoco es que sean muy buenas para ninguno de ellos, teniendo que emigrar a Europa con bastante probabilidad. 

Duke Blue Devils: Jabari Parker, Semi Ojeleye y Matt Jones

En los Blue Devils la clase fue algo más discreta. Jabari Parker abandonó Duke rumbo a Milwaukee Bucks y ha sido esta temporada la de explosión total del jugador, mostrándose como uno de los líderes del conjunto de Wisconsin. Ojeleye ha tenido que abandonar el barco tras las lesiones y ver como su protagonismo iba a estar en duda, desembarcando en una SMU donde está siendo un líder indiscutible. Matt Jones, por su parte, continúa a las órdenes de Coach K y si bien su futuro en la NBA parece bastante oscuro, a nivel NCAA no ha decepcionado.

Jabari Parker, actual estrella de los Bucks, en su etapa universitaria

Año 2014

Kentucky Wildcats: Karl-Anthony Towns, Trey Lyles, Tyler Ulis y Devin Booker.

Calipari volvía a reclutar a una clase más que interesante, participantes de una temporada casi perfecta, donde solo una derrota ante Wiconsin les privó de la gran final. El mayor éxito de esta camada es sin duda Towns, un jugador que a ojos de todos los expertos es presente y futuro de la NBA. En un escalón algo más bajo aparece Devin Booker, un jugador que ha roto récords en el corto periodo que lleva en la NBA, un jugador que enamora a gran parte de la afición y atesora un potencial tremendo. Algo más secundario es el papel de Trey Lyles y Tyler Ulis en Utah Jazz y Phoenix Suns respectivamente, donde su potencial como suplentes parece interesante pero es complicado que vaya más allá.

Towns, presente y futuro de la NBA, acudió a Kentucky en su periodo universitario.


Duke Blue Devils: Jahlil Okafor, Tyus Jones, Justise Winslow y Grayson Allen. 

Primer año de este análisis en el que parece que hay un punto de inflexión, pues el reclutamiento de coach K fue mucho más potente que el de Calipari, apostando claramente por jugadores one&done como Okafor, Jones u Winslow. El primero podría salir de la sobrepoblada Philadelphia en busca de minutos donde poder sacar a relucir una calidad más que demostrada. El segundo se ha destapado como un base suplente más que interesante y aunque en Minnesota podría tener los días contados ha rendido a un nivel más que decente. Por lo que respecta a Winslow tenemos en él a uno de los pocos motivos por los que la afición de Miami Heat sonríe, destacando como el alero de futuro para la franquicia que dirige Spolestra. Allen por otro lado es la actual estrella de Duke, el favorito para ganar el POY según muchos expertos y una figura que a nivel NBA se tiene muy en cuenta por su capacidad de liderazgo y soberbia calidad.

Año 2015

Kentucky Wildcats: Skal Labbissiere, Jamaal Murray, Isaiah Briscoe e Isaac Humpries.

Primer año que pasa factura al ex de los Memphis Tigers, pues es necesario que se exprima y reinvente para reclutar a una clase que no rindió al nivel que se esperaba y que decepcionó a muchos analistas. Labbissiere pasó sin pena ni gloria por la NCAA y ahora en los Sacramento Kings está vistiendo la camiseta del equipo de D-League. Jamaal Murray, en cambio, si triunfó, siendo seleccionado por los Denver Nuggets en el top 10 y demostrando en este inicio de temporada que tiene calidad para formar una pareja increíble junto a Emmanuel Mudiay. Briscoe y Humpries siguen en los Wildcats, el primero con más protagonismo que el segundo, pero da la sensación de que ambos tienen un futuro más encarado a Europa que a la NBA, algo que visto la posición en la que fueron rankeados en el instituto, parece un fracaso, sobretodo con el base.

Duke Blue Devils: Brandon Ingram, Derryck Thornton, Chase Jeter y Luke Kennard

La clase de Duke tampoco fue para echar cohetes, pero sí han logrado cosas interesantes. Ingram, pese a su suplencia en Lakers, está destinado a ser la gran figura de la franquicia y han sido ya varios los que han alabado las capacidades del jugador formado en los Blue Devils. Un destino más oscuro le espera a Derryck Thornton y Chase Jeter, el primero ha buscado un nuevo refugio en USC y el primero ha sido relegado a la suplencia absoluta con la llegada de 2 jugadores que ni siquiera aún han debutado. Luke Kennard, en cambio, se ha destapado esta temporada como un jugador a seguir, una figura sobre la que establecer el proyecto este año y tal vez el que viene, mostrando detalles que hacen pensar que puede ser una estrella de la liga universitaria.

El alero ex de Duke, Brandon Ingram, uno de los jóvenes talentos más interesantes de la NBA. 

Año 2016

Kentucky Wildcats: De'Aaron Fox, Bam Adebayo, Malik Monk, Wenyen Gabriel y Sacha Killeya-Jones.

Llegamos a la temporada actual con una camada en la que destaca la pareja Fox-Monk, un dúo que parece que puede liderar a los Wildcats en la presente temporada y que está recibiendo gran cantidad de alabanzas. Wenyen Gabriel, con un perfil parecido a Alex Poythress, está tomando el papel de jugador todoterreno y parece que puede ser importante en los esquemas de Calipari. Por lo que respecta a los dos interiores, se han mostrado  algo decepcionantes en este inicio, mostrando grandes carencias en el entendimiento del juego y su técnica.

De'Aaron Fox, casi impecable en este inicio de temporada con los Wildcats. 

Duke Blue Devils: Harr Giles, Jayson Tatum, Frank Jackson, Marques Bolden y Javin DeLaurier.

No podemos analizar del todo esta situación pues tanto Giles aún no ha debutado y Tatum y Bolden cuentan con pocos partidos. Lo que si podemos decir es que llegan mejor rankeados generalmente que los chavales de Kentucky, algo que sin duda da que pensar en este juego de tronos del recruit. DeLaurier, al igual que Jeter, está relegado a la suplencia, posiblemente más que el sophomore. Frank Jackson, por otro lado, ha sorprendido en este inicio demostrando su capacidad anotadora, emocionando a los aficionados a la NCAA, porque este chico, si decide quedarse en los Blue Devils, puede ser una estrella universitaria. 

Año 2017

Kentucky Wildcats: Nick Richards (14), P.J Washington (15), Quade Green (24) y Shai Alexander (43). Posibilidades de: Hamidou Diallo (10) y Jarred Vanderbilt (20).

La clase que llega el año que viene a Kentucky ha perdido bastante fuerza respecto a otros años. Destaca sobretodo que a estas alturas ninguno de los grandes recruits tenga ya un compromiso con Kentucky. Con Richards y Washington se reconstruirá un juego interior que aparentemente sufrirá la baja de Adebayo (Gabriel igual se queda un año más). Quade Green es otra de las piezas interesantes, un base que deberá aportar al conjunto de Calipari una referencia exterior, pues Briscoe, Fox y Monk tienen muchas papeletas para salir.

De este modo los movimientos que haga el entrenador de los Wildcats son muy importantes, pues necesita convencer tanto a Diallo como Vanderbilt para formar una clase que por calidad esté al nivel de lo que viene haciendo. El no convencer a ninguna estrella hace que prime más la cantidad que la calidad, teniendo siempre en cuenta que estamos hablando a niveles de élite. Así pues los grandes rivales de Kentucky son Syracuse en el caso de Diallo y TCU en el caso de Vanderbilt, algo que desde mi punto de vista puede favorecer al ex de Memphis Tigers, pues al menos uno debería llegar al conjunto que dirige.

Duke Blue Devils: Wendell Carter (4) y Gary Trent Jr (11). Posibilidades de: Trevon Dural (5), Kevin Knox (9) y Matt Colleman (32).

En Duke las cosas son diferentes, pues tienen menos jugadores reclutados pero de mayo calidad. Estamos siguiendo pues con la tónica de los últimos años en la que Coach K acaba convenciendo a grandes jugadores y cuesta más ver a chavales que se decanten por el proyecto de Calipari. Por un lado tenemos a Carter, un chico muy interesante ya que contempló Harvard y la propia Duke, teniendo como principal consideración los niveles académicos, pero el equilibrio entre deporte y estudio decantó la balanza hacia los Blue Devils. Este joven interior sustituirá con total seguridad a Harry Giles en los esquemas del equipo. Por otro lado tenemos a Gary Trent Jr, un jugador perfecto para el juego de los Blue Devils, pues este escolta sustituirá a Frank Jackson o Grayson Allen, es decir, ejercerá de combo revolucionario en el sistema de Kryzewski. 

Pero lo mejor es lo que puede llegar, un base top, posiblemente el mejor, como es Trevon Dural, que sería titular indiscutible en el quinteto de los Blue Devils, un alero que sustituiría a Tatum y que tiene una pinta espectacular como es Knox y por si acaso, si se da la situación de que Dural se decanta por otra universidad (ojo a Maryland), Matt Colleman podría ser el base que llegue al equipo de Coach K. Este año, como podéis ver, se refleja la tendencia al alza que tiene el conjunto de Duke, algo que ha ido construyéndose poco a poco mediante los buenos resultados hasta poder disputar la lucha por el trono del recruit.

Mohamed Bamba

El caso de Bamba es muy especial, pues su decisión, aparentemente está entre Kentucky y Duke. Por la disposición de las plantillas el jugador encaja mejor en Duke, pues Bolden y Giles tienen bastantes posibilidades de salir esta temporada y podría formar junto a Wendell Carter la mejor pareja interior de toda la NCAA. Por otro lado, en Kentucky, sería la pieza principal sobre la que gira el proyecto y pese a que Richards y Washington también son interiores, tendría protagonismo más que suficiente. Así pues debe decidir si brillar en solitario o como pareja de su aparentemente gran rival, Wendell Carter (pues Ayton parece uno o dos pasos por delante de ambos).

La nueva perla que tiene a Duke y Kentucky en una lucha por sus servicios. 




Jordi Alfonso

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario