Noticias
Cargando...

NCAA: Connecticut en busca de su identidad.


Algo está pasando en Connecticut, los Huskies, dirigidos por Kevin Ollie, no logran encontrarse cómodos sobre la pista. Este equipo ha vivido épocas más que gloriosas, con jugadores más que conocidos como Rudy Gay, Kemba Walker o Shabazz Napier, pero en la presente campaña algo no acaba de funcionar y parece ser que lo que falta es una identidad.

El pasado verano abandonaron el barco varios de los jugadores que aportaban carácter al equipo, estos son Daniel Hamilton y Justin Gibbs, este último llegado desde Seton Hall vía transfer. De este modo, al inicio de la temporada ya se planteaban ciertas dudas que, debido a la capacidad ya demostrado por el entrenador, y conforme a su fuerza en el recruit de las últimas temporadas, se esperaba que pudieran resolverse.

Daniel Hamilton, una baja más que importante.

Algunos de los jugadores más experimentados como Rodney Purvis o Amida Brimah, los cuales debían ser dos piezas fundamentales que aportaran liderazgo y aportaran ese carácter que falta actualmente en el equipo. También había muchas esperanzas puestas en el sophomore Jalen Adams, un chico que esperaban que explotara en este segundo año vistiendo la camiseta de los Huskies. Este exterior descarado, según muchos analistas, estaba destinado a ser el próximo jugador referencia del equipo de Ollie, pero en estos inicios está pasando algo más desapercibido (a excepción del último partido contra Oklahoma State, donde su actuación fue muy buena).

Larrier, único jugador destacado en este inicio de temporada
Aun así no todo iba a ser malo en Connecticut, pues Terry Larrier parece que está siendo lo más salvable de la temporada y ha adquirido el papel de líder tras ver cómo sus compañeros no conseguían establecerse como tal. Por desgracia se lesionó en el último partido ante los Cowboys y aún se desconoce su estado. Con un sabor algo más agridulce, debido a otra lesión, ha comenzado la temporada Alterique Gilbert, un jugador de perfil parecido a Jalen Adams la temporada pasada y que pese a que en teoría debería salir desde el banquillo para curtirse un año, está asumiendo el papel de titular y a gran nivel.

El problema de estos Huskies, y a raíz de lo que hemos comentado hace unos pocos párrafos, es que, pese a su fuerza en el recruit, parece que nadie está preparado para ser una referencia clara. Algunos interiores como Steve Enoch o Durham, unos chicos que por capacidades físicas deberían ser superiores a la gran mayoría de jugadores de los rivales, parece que no se encuentran en un nivel óptimo como para aportar de verdad en los esquemas de Ollie.


En este inicio de campaña, concretamente en los 3 primeros partidos, los Huskies han encontrado grandes dificultades desde la larga distancia. Un desolador porcentaje del 27%T3 les ha lastrando de gran manera contra rivales a priori más débiles como eran Wagner o Northeastern. Tampoco la victoria ante Loyola Marymount fue motivo de alegría, pues fue un triunfo que bien podría haber supuesto el 0-3, ganando por apenas 3 puntos tras ir abajo en el marcador a falta de 3 minutos por jugarse.

De este modo, ¿cuáles son los deberes para UConn conforme avance la temporada? 


1. Lanzamiento exterior. Tanto Jalen Adams como Rodney Purvis son jugadores perfectamente capacitados para lanzar desde la línea de 3. El problema llega cuando nos damos cuenta que detrás de ellos pocos jugadores pueden anotar con consistencia desde ahí, por lo que jugadores como Larrier o Gilbert deberán trabajar bastante su triple.


2. Definición de roles. En Connecticut es necesario saber qué rol tiene cada jugador, ya no se trata de establecer jerarquías sino de aprovechar al máximo las capacidades de un equipo que puede ser mucho más competitivo de lo que ha sido hasta el momento. Jalen Adams debe ejercer de líder, Purvis y Larrier deben ser anotadores consistentes y referencias para el vestuario. Brimah, es el gran cerrojo en defensa y se debe aprovechar su movilidad.

3. Poderío interior. Los Huskies poseen uno de los juegos interiores más interesantes de la conferencia. ¿Su problema? Los más jóvenes no disfrutan de la confianza suficiente, tanto Enoch como Durham no llegan a los 10 minutos por partido, es más, el segundo ni a 5. Esto se debe a que Connecticut basa su rotación en el small ball con Brimah como principal interior y ancla defensiva. Durante la temporada deberán potenciar su rotación interior, aprovechando así la superioridad física de sus jugadores para imponerse en los tableros, algo que debido a su poco acierto de cara a canasta, será muy importante.

¿Qué les espera a los Huskies?
Se vienen curvas en Connecticut, el calendario externo a la conferencia llega con fuerza con enfrentamientos contra Syracuse, Ohio State o Auburn.

Los primeros han comenzado la temporada con bastante solvencia, pese a que Tyler Lydon no está destacando tanto como cabía esperar, los Orange están viendo como los refuerzos vía transfer Andrew White III y Joh Gillon se han destapado como parte fundamental del equipo, acompañados por un Tyler Robinson muy eficiente. Sorprendente también el rendimiento de algunos freshman como Tyus Battle o Taurean Thompson, que junto a Frank Howard han sabido suplir bajas importantes dentro del vestuario.

Andrew White III como la referencia de Syrcause


Los Buckeyes, por su parte, cuentan con una rotación muy amplia. Hasta 8 jugadores disputan 15 o más minutos 5 de ellos 20 o más. En este inicio de temporada se han mostrado como un equipo acertado de cara al aro en el que cualquiera de sus integrantes puede anotar cuando es necesario. De este modo, jugadores como Je'Sean Tate, JaQuan Lyles o Keita Bates-Diop, destacan como grandes jugadores en un equipo que pese a no ser tan espectacular como otros años, sí es muy sólido, mucho más de lo que están mostrándose los Huskies en este inicio de temporada.

Los Buckeyes con el equipo como buque insignia. 


Algo diferente es la situación en Auburn, un conjunto que cuenta con bastante talento pero que, debido a la falta de experiencia de sus jugadores, pueden llegar a ser un poco más inconsistentes. Los Tigers han visto como en este inicio de temporada los freshman se han destapado como los mejores jugadores del equipo, en concreto Danjer Purifoy y Mustapha Heron, un chico en el que habían puestas grandes expectativas. Secundándolos, jugadores como Bryce Brown, Jared Harper o Horace Spencer. 

Mustapha Heron la gran promesa de Auburn.


Por si no fuera poco la conferencia estará más cara que en temporadas anteriores, pues en este inicio de temporada podemos ver 3 candidatos claros junto a UConn en la lucha por la American. Hablamos en concreto de Cincinnati, SMU y Memphis. 


En Cincinnati están de celebración, las sensaciones son bastante buenas y aunque hayan caído ante Rhode Island en un partido que comenzaron con bastante ventaja, el equipo parece que puede luchar por la conferencia y plantar cara de verdad al resto de cocos de la misma. Con la evolución de Jacob Evans y la disponibilidad de un dominante Kyle Washington como pareja de Gary Clark, el líder del equipo, Troy Caupain, puede disfrutar de una ayuda mucho mayor que en años anteriores. Hay bastantes esperanzas puestas en los Bearcats esta temporada. 




En los Mustangs hay una pareja que acapara todos los focos, Semi Ojeleye y Shake Milton. El primero, tras un año de espera, llega a SMU desde Duke y está demostrando todo el potencial se le presuponía. El chico anota por dentro, desde la larga distancia, rebotea, tapona balones, toda un máquina en este inicio de temporada. Como acompañante de lujo el base, Milton, un chico que el año pasado sorprendió a propios y extraños y que esta deberá consolidarse como uno de los jugadores referencia de la Aemrican. En SMU poseen un poder reboteador mayor, las sensaciones son mucho mejores que en UConn y en este inicio, pese a perder contra un equipo, al fin y al cabo importante, como es Michigan, han tenido alguna victoria importante como la de Pittsbrugh. 


Llegamos a los Memphis donde hay un apellido que resalta, Lawson. Esto se debe a que los dos hermanos, Dedric y K.J son las piezas más importantes de unos Tigers que están mostrando buenas maneras. El primero es la referencia del equipo, un chico capaz de anotar desde fuera, jugar por dentro, rebotear, taponar balones, cortar líneas de pase, un multiusos. Su hermano pequeño, en cambio, es un chico que trabaja más en la sombra pero que esta temporada está sacando a relucir un tiro de 3 interesante y una labor en el rebote más que importante. Acompañándoles, dos jugadores de perímetro, Markel Crawford, un chaval bastante eléctrico y un director interesante, Jeremiah Martin.


Como podemos observar los Huskies tienen rivales bastante duros fuera y dentro de la conferencia, contrincantes que, a priori, tansmiten mejores sensaciones que los de Ollie y que pueden complicarles mucho su acceso al torneo de Marzo, algo que sería un rotundo fracaso para la universidad de Connecticut. 

La forma de cambiar estas horribles sensaciones es algo que solo el tiempo nos puede decir, y que el entrenador debe rondar por la cabeza cada noche al acostarse, porque este equipo no tiene el espíritu de años anteriores, no tiene alma, le falta una identidad. 




Jordi Alfonso

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario