Noticias
Cargando...

Pequeña introducción a la NCAA 2016-17


La NCAA o liga universitaria, posiblemente la competición que mayor número de equipos alberga en el panorama deportivo americano. En ella los jugadores van y vienen, pero las universidades, por norma general, constituyen una institución inamovible, un equipo que cada corto periodo de tiempo debe reconstruirse para permanecer en lo más alto al mismo tiempo que forma académica y deportivamente a sus jugadores, esa es la gracia de esta competición, es la esencia del college.

 El tema que nos concierne, el college basketball, está sufriendo un fenómeno algo menos común en otras modalidades deportivas, el one&done, un tema que pospondremos por el momento, pero que es indispensable nombrar para entender lo que se comentará a continuación, pues la salida de jóvenes que solo han pasado un año en la liga universitaria e intentan dar el salto a los profesionales (independientemente de las causas por las que lo hagan), corta la continuidad o formación de las bases sobre las que construir equipos. Este es el primer artículo de los cuatro que utilizaremos para introducir un poco la temporada 2016-17. A lo largo de estas 4 semanas analizaremos de forma introductoria a 10 equipos y algunos jugadores, ofreciendo así unas pequeñas referencias a las que aferrarse en estos inicios de campaña. Comencemos:




1. Duke Blue Devils
Entrenador: Mike Krzyzewski (Coach K)
Récord 2015-16: 25-11
March Madness: Sweet 16
Recruits destacables: Harry Giles (#1 AP), Jayson Tatum (#1 A), Marques Bolden (#1 P), Frank Jackson (#4 B) y Javin DeLaurier (#10 AP)

Posiblemente la gran favorita al título, tras un año un poco decepcionante el equipo de Coach K viene con todo. La universidad de Duke es probablemente la última en unirse al sistema one&done, pese a que tradicionalmente se apostaba por jugadores que permanecían a largo plazo en la universidad, en los últimos años hemos podido presenciar grandes hornadas de freshman que llegan a la universidad situada en Durham. De la clase 2016 Coach K ha conseguido que 5 jugadores del top 50 se comprometan a jugar esta temporada en los Blue Devils, sin duda una clase espectacular porque de esos 5 jugadores 4 figuran en el top 20. Esta gran clase de reclutamiento se unirá a un núcleo más experimentado formado por los sophomore Luke Kennard y Chase Jeter (del que se espera una mayor contribución), el junior Grayson Allen, el senior Matt Jones y el ya graduado Amile Jefferson, que vuelve de una lesión que solo le permitió jugar 9 partidos la temporada pasada. Debemos destacar también las salidas de Marshall Plumlee (New York Knicks) que acabó su periplo universitario y Derryck Thornton vía transfer (USC). Así pues, el equipo de Duke cuenta con un gran talento nuevo pero también una base asentada sobre la que ejecutar su sistema, mezcla que augura una temporada más que interesante.

Posible quinteto: Matt Jones-Grayson Allen-Jayson Tatum-Harry Giles-Amile Jefferson
Pese a que Harry Giles ha tenido que ser sometido a una operación en la rodilla (la tercera en 3 años) que le mantendrá alejado durante un tiempo de las canchas, podemos asegurar que será titular. El resto del quinteto estará formado por un perímetro compuesto por Matt Jones, Grayson Allen y Jason Tatum, ofreciendo así una línea exterior versátil en ataque y que debería acumular una gran cantidad de puntos. Además, como acompañante de Giles, encontramos a Amile Jefferson, un jugador que ofrece experiencia y rebote. Coach K dispone de un equipo con profundidad que le permitirá rotar suficiente como para que se mantengan frescos, a este quinteto propuesto deberíamos sumar a Frank Jackson y Luke Kennard en la rotación exterior y a Chris Jeter y Marcus Bolden en la rotación interior como hombres más destacables del banquillo. Una rotación de 9 en la NCAA es un lujo para cualquier equipo y si a esto le sumamos la calidad de los jugadores la forman podemos llegar a entender por qué Duke es la máxima aspirante al título.

Estrella: Grayson Allen, Jr. (21.6pts-4.6reb-3.5ast)
Un jugador que ha crecido a pasos agigantados. Tras una primera temporada en la que apenas tuvo participación (una media de 9.2min), explotó el año pasado como la referencia de los Blue Devils. Un jugador con altura suficiente para la posición de escolta, con una capacidad atlética aceptable, capaz de lanzar en estático o saliendo de pantallas, con grandes habilidades para la penetración y conseguir tiros libres. Aun así cabe destacar que Allen es un jugador con una toma de decisiones algo dudosa, pues tiende a forzar algunas situaciones y querer hacer más de la cuenta. Esto, junto con un manejo del balón algo mejorable serían sus mayores defectos en ataque. En el apartado defensivo estamos ante un jugador que necesita mucho trabajo, cuenta con la fuerza y la velocidad para ser un defensor decente, incluso podríamos decir que por tamaño no debería tener problemas, pues pese a no estar en el ideal para la posición no es muy bajo como para que sea una desventaja. Su problema es sobretodo técnico, necesita mejorar su comprensión de los esquemas defensivos y la técnica individual para ser un defensor más que aceptable.






2.  Kentucky Wildcats
Entrenador: John Calipari
Récord 2015-16: 27-9
March Madness: Segunda ronda
Recruits destacables: De’Aron Fox (#2 B), Bam Adebayo (#2 AP), Malik Monk (#2 CG), Wenyen Gabriel (#3 AP) y Sacha Kileya-Jones (#7 AP)

Un año más, y como de costumbre, Calipari ha conseguido reclutar a una gran cantidad de jugadores que permitirá al equipo ser aspirante a todo un año más. La universidad de Kentucky es la pionera en el reclutamiento desde hace ya bastantes años, cada clase llega cargada de talento y el bueno de John siempre logra sacar del grupo grandes resultados. El sistema de los Wildcats no suele ser excesivamente complejo pero no por ello deja de ser útil, más aún porque aprovecha las capacidades físicas del equipo, que por norma general suelen ser excelentes. Esta temporada volveremos a ver un equipo muy muy joven, pues de la rotación principal, solo Isaiah Briscoe (Sophomore), Isaac Humpries (Sophhomore) y Dominique Hawkins (Senior) tienen experiencia real en la competición, además podemos añadir a Mychal Mulder (Senior), transfer que podría aportar esta temporada algo más que en la pasada campaña.

Como viene siendo normal en la universidad de Kentucky, las expectativas son bastante altas, algo que no sería posible en otros equipos si han tenido bajas como Jamal Murray (Denver Nuggets), Tyler Ulis (Phoenix Suns), Alex Poytress (Indiana Pacers), Skal Labbissiere (Sacramento Kings) o Marcus Lee (California). Sin duda alguna la capacidad para montar y desmontar equipos que tiene John Calipari es algo inigualable, un genio de esto.

Posible quinteto: De’Aron Fox-Malik Monk-Isaiah Briscoe-Wenyen Gabriel-Bam Adebayo
La salida de Poytress y la falta de un alero que pueda rendir a un nivel parecido al que ofrece el resto de jugadores podría hacer que John Calipari apueste por algo a lo que ya ha jugado, colocar a 3 bases como exteriores. Fox es un base perfecto para el sistema, un jugador eléctrico con unas capacidades físicas increíbles y que puede rendir en defensa a gran nivel. A su lado un jugador con el que  puede complementarse, Malik Monk, un combo anotador que junto a Fox prometen un juego rápido y letal en transición. Por otro lado tenemos a Briscoe, el más experimentado y que puede llevar mejor el tempo del partido, un jugador completo que aportará sentido al juego de Calipari. Por dentro los Wildcats contarán con Gabriel y Adebayo, que junto con Fox es un jugador que se adapta muy bien al sistema por su capacidad atlética, sus enormes brazos, su facilidad para el P&R y sobretodo para jugar por encima del aro. Desde el banquillo se espera aportación de tiradores como Mulder, Willis o Kileya-Jones que permitan al resto de jugadores aprovechar sus capacidades físicas dentro de la zona. Como se puede apreciar, este año en Kentucky andan algo corto de efectivos, tema que puede pasar factura a lo largo de la temporada.


Estrella: De’Aron Fox, FR
Como viene siendo normal en Kentucky un freshman será la estrella y referencia del equipo, esta temporada le toca a De’Aron Fox, un jugador muy del estilo Calipari por su capacidad para defender y su electricidad. El jugador nacido en Texas es un chico muy veloz, peligrosísimo en campo abierto gracias a su capacidad atlética, que le permite además llegar al aro con facilidad y definir con grandes resultados. Como tirador Fox es aún un jugador que necesita mucho trabajo, algo que también pasa con su toma de decisiones, puesto que pese a poner empeño en ambas facetas no siempre obtiene los mejores resultados. Aun así cabe destacar que estos problemas podrían minimizarse gracias a sus compañeros Briscoe (puede dirigir con solvencia) y Monk (puede lanzar desde fuera) que son sin duda un gran complemento para este tremendo base. Por todo esto y por un manejo de balón del que se espera que le ayude a crearse su tiro con algo más de facilidad se puede decir que Fox es el principal atractivo de un señor equipo como el de Kentuky, algo que visto la cantidad de talento que llega a los Wildcats, no es poca broma.




3. Villanova Wildcats
 Entrenador: Jay Wright
Récord 2015-16: 35-5
March Madness: Campeón
Recruits destacables: Omari Spellman (#2 P)

No podemos hablar de un top 5 sin incluir al reciente campeón. La universidad de Villanova, de la mano de un entrenador respetable como Jay Wright, es capaz de jugar cada año a gran nivel sin contar con estrellas tan contrastadas como los equipos ya comentados. Para muchos, Villanova es la esencia del college basketball, un equipo donde los jugadores se quedan durante años, forman un bloque sólido y consiguen grandes resultados.

La pasada temporada fue toda una sorpresa para los aficionados de los Wildcats. La marcha de su líder Darrun Hilliard (Detroit Pistons) y un jugador tan importante como Dylan Ennis (Oregon) provocaba ciertas dudas sobre el rendimiento que podría ofrecer un equipo que debería exprimirse para mejorar los resultados tan decepcionantes conseguidos hasta la fecha. Pues bien, de qué manera lo consiguieron, acabaron campeones del torneo universitario transmitiendo unas sensaciones de seguridad y buen juego que les llevaron a arrollar a muchos de sus rivales. Esta temporada se prevé mucho más complicada que la anterior, pues sus dos pilares de referencia, Ryan Arcidiacono (San Antonio Spurs) y Daniel Ochefu (Washington Wizards) han abandonado el equipo tras graduarse. Además, las cosas se complican si tenemos en cuenta que Omari Spellman, recruit estrella de la universidad y en el que se tenían puestas muchas esperanzas, deberá pasar un año en blanco por motivos académicos. Esto deja al equipo de Jay Wright en una situación complicada, pero también parecía que la temporada pasada no se podían lograr grandes cosas. La buena noticia es la llegada de un jugador que llega vía transfer desde Fordham y podrá contribuir mucho al equipo de Jay Wright, hablamos de Eric Paschall, alero que deberá aportar minutos de calidad a la rotación de los Wildcats y unirse a un bloque ya bastante sólido formado por los sophomore Jalen Brunson y Mikal Bridges, el junior Phil Booth y los senior Darry Reynolds y Josh Hart, estrella y cabeza del equipo desde la marcha de Hilliard.

Posible quinteto: Jalen Brunson-Phil Booth-Josh Hart-Kris Jenkins-Darry Reynolds
Villanova tiene un equipo que pese a no contar con una rotación tan amplia como les gustaría es muy versátil. El quinteto inicial está formado un backourt en el que Jalen Brunson llevará el timón como digno sucesor de Arcidiacono y Booth aportará la electricidad y el dinamismo necesario para desatascar partidos. A su lado, la estrella del equipo, Josh Hart, un jugador todoterreno que se ha erigido como el líder del equipo. Por dentro una pareja que se complementa a la perfección, por un lado tenemos a Kris Jenkins, jugador que puede actuar abierto y aportar puntos tanto desde el triple como la media distancia y Reynolds, por otra parte, que se aprovecha de sus capacidades físicas para rebotear, jugar por encima del aro y proteger el mismo en defensa. Junto a este quinteto, que ya cuenta con un año de experiencia jugando juntos tendremos a Paschall y Bridges como revulsivos desde el banquillo, ofreciendo versatilidad por su capacidad para jugar como escolta, alero o ala-pívot en el sistema de Jay Wright gracias a sus capacidades físicas. Además se espera que Divicenzo pueda aportar este año algunos minutos más de calidad desde el puesto de base-escolta.


Estrella: Josh Hart, SR (15.5pts-6.8reb-1.9asist)
Tras la salida de todo un referente como Hilliard, el puesto de referencia ofensiva quedaba huérfano en los Wildcats y ha sido el propio Hart el que ha asumido el rol sin problemas. Estamos hablando de un jugador que pese a jugar de alero tiene un tamaño más apropiado para un escolta (1.95m), aun así compensa esta carencia con una sólida capacidad atlética y un esfuerzo constante. Josh Hart es un jugador muy completo en el panorama ofensivo, es capaz de definir cerca del aro, de jugar en la media distancia o lanzar desde más allá de la línea de 3 (aunque puede mejorar en este aspecto). Tiene habilidades como pasador y gracias a su intensidad consigue un número más que aceptable de rebotes ofensivos. Además, gracias a su compromiso y capacidad de sacrifico estamos hablando de un jugador que cumple y mucho en la parcela defensiva. Si bien es complicado valorar a un jugador defensivamente hablando cuando juega en una zona, sí se puede afirmar que Hart es un jugador que se deja la piel defendiendo, luchando por cada rebote e intentando robar el balón anticipándose a las líneas de pase. Sin duda un jugador muy completo tanto en el terreno de juego como fuera de él, pues su capacidad de liderazgo ha quedado más que presente.




4. North Carolina Tar Heels
Entrenador: Roy Williams
Récord 2015-16: 33-7
March Madness: Subcampeones
Recruits destacables: Tony Bradley (#4 P) y Seventh Woods (#8 CG)

Si bien antes hemos hablado de los campeones, ahora toca hablar del otro integrante de la gran final, la víctima de ese triple en el último segundo de Kris Jenkins. En North Carolina aún puede notarse el sabor agridulce, pues pese a llegar a la gran final, se quedaron con las ganas de despedir a dos de las grandes figuras del equipo como son Marcus Paige y Brice Johnson, por la puerta grande. La vida después de Paige y Johnson parece complicada para los Tar Heels pero este año presentan un equipo que no ha perdido esa capacidad competitiva y las ganas de demostrar que son capaces de todo están más que presentes. Los de Roy Williams cuentan con un equipo muy experimentado donde la rotación principal está formada sobretodo por jugadores que llevan, como mínimo, 2 años en la liga. Aun así se prevé importante la aportación de los freshman Woods y Bradley, que deberían contribuir a una rotación profunda que permita al equipo de North Carolina mantener un nivel aceptable en todo momento sobre la pista.

Las expectativas son altas, el equipo cuenta con experiencia, con talento anotador, un sistema que todo el equipo conoce ya a la perfección y sobretodo una química de equipo que muchos otros conjuntos no poseen. Así pues, el conjunto de North Carolina luchará por un título que podría ser el último gran hito de Roy Williams, entrenador que con mucha probabilidad abandonará los banquillos en poco tiempo.

Posible quinteto: Joel Berry-Nate Britt-Justin Jackson-Isaiah Hicks-Kennedy Meeks
La universidad de North Carolina presenta un quinteto experimentado, donde han podido disfrutar de muchos minutos jugando juntos lo cual permite desarrollar cierta química indispensable para afrontar los partidos más importantes. El equipo de Roy Williams presenta un backourt donde el base Joel Berry tendrá la batuta del ataque, junto a él el eléctrico Nate Britt y justo por detrás podrían aparecer Kenny Williams, del cual se esperan grandes cosas, incluso que en algún momento pueda ganarle la partida a Britt en el quinteto titular, y Seventh Woods. En el puesto de alero tendremos a Justin Jackson, un jugador que debería explotar este año tras dos temporadas donde su rendimiento ha sabido a poco. Jackson es posiblemente el mejor jugador ofensivo de todo el equipo y debería asentarse como estrella del mismo. Como escudero se presenta Theo Pinson, un jugador muy completo, capaz de aportar mucho en defensa y en penetraciones, un chico que puede jugar tanto de alero como de escolta. Por dentro tenemos a una pareja como Hicks y Kennedy Meeks, que son posiblemente una de las mejores de todo el país en cuanto a eficiencia, pues con pocos minutos siempre han sido capaces de rendir a gran nivel. Para sustituirlos destacan dos nombres a día de hoy, Tony Bradley y Lucas Maye, probablemente solo uno consiga asentarse, pues la posibilidad de jugar con Jackson como ala-pívot y Pinson como alero es algo a tener en cuenta. Aun así, podemos observar que en North Carolina poseen un equipo profundo, capaz de dar la cara ante cualquier equipo.


Estrella: Justin Jackson, JR (12.2pts-3.9reb-2.8asist)
Tras la salida de Marcus Paige es necesario que en North Carolina alguien se destape como la referencia y ese debe ser Justin Jackson. Estamos ante un jugador que lo tiene casi todo para ser un arma letal en ataque, pues solo le falta ganar masa muscular para ser más dominante. Justin Jackson es un jugador con grandes instintos en ataque, posee unas capacidades ofensivas muy versátiles gracias a su tamaño, que le permite tanto lanzar como pasar por encima de los rivales, su visión, que le permite implicar a sus compañeros en su juego, y su capacidad anotadora, que hace de Jackson un jugador muy versátil, pues puede lanzar desde media o larga distancia, penetrar y definir gracias a sus largos brazos o crearse su propio tiro para desatascar jugadas. Sus mayores problemas son su físico, que no le permite ser tan dominante como podría y su consistencia en el tiro, algo que debe trabajar puesto que tiene habilidades de sobra para ser un anotador importante en el equipo de North Carolina.

 
 5. Kansas Jayhawks
Entrenador: Bill Self
Récord 2015-16: 33-5
March Madness: Elite 8
Recruits destacables: Josh Jackson (#1 E) y Udoka Azubike (#6 P)

La temporada pasada el equipo de Bill Self sorprendió ofreciendo un gran rendimiento, pese a que el equipo parecía falto de talento y las aspiraciones de Kansas se veían limitadas, el equipo llegó nada más y nada menos que al Elite 8, a un paso de la Final Four. Esta temporada se ha perdido a figuras bastante respetables como el semieterno Perry Ellis (Charlotte Hornets), Wayne Selden Jr (Memphis Grizzlies), Branen Greene o Cheik Diallo (New Orleans Pelicans) pero este año en Kansas cuentan con mucho talento y experiencia. Los Jayhawks se han llevado nada más y nada menos que a Josh Jackson, posiblemente el mejor jugador de la clase y el mejor recruit desde Andrew Wiggins. Junto al tremendo escolta llegan Azubuike y Malik Newman (que deberá pasar un año en blanco por ser un transfer) para redondear una plantilla que cuenta con mucho talento. Entre estas podemos encontrar a Carlton Bragg Jr, un ala-pívot sophomore capaz de jugar de alero que defraudó bastante la temporada pasada pero del que se esperan grandes cosas. Junto a él podemos apreciar otros nombres importantes como De’Vonte Graham y Sviatoslav Mykhailiuk, base y escolta junior respectivamente, y los senior Landen Lucas, ala-pívot, y Frank Mason III, base, ambos piezas fundamentales del equipo.
Como podemos apreciar el equipo de Kansas cuenta con grandes jugadores y existe el pensamiento de que este año podrían llegar mucho más lejos que el anterior, quien sabe si hasta la mismísima final y, por qué no, ganarla. Los Jayhawks tienen el talento, la experiencia, un coach que ya ha demostrado que puede llegar lejos y solo falta que el tiempo nos diga si la mentalidad para llegar lejos este año.

Posible quinteto: Frank MasonIII-Devonte Graham-Josh Jackson-Carlton Bragg-Landen Lucas
El equipo de Bill Self se presenta esta temporada con una rotación de unos 7 hombres. En el quinteto inicial podemos encontrar como base titular a Frank Mason III, un jugador que deberá ser el líder sobre el parqué y dirigir al conjunto de Kansas. A su lado, Devonte Graham, un jugador que podrá aportar defensa y tiro desde la larga distancia para abrir el campo, algo fundamental en un equipo donde el acierto en lanzamientos de 3 escasea. Completando la parte exterior del equipo encontramos a la gran estrella, Josh Jackson, un jugador que deberá ser la referencia ofensiva que permita al resto de jugadores aprovecharse de su juego. Jackson es sin duda el “go to guy” del equipo en el apartado ofensivo y posiblemente el mejor jugador defensivo en plantilla. Por dentro encontramos a una pareja un tanto peculiar, por un lado tenemos  Carlont Bragg, que decepcionó bastante la temporada pasada ya que conversión a alero no fue tan bien como hubiera deseado. Ahora jugará como 4 abierto en el sistema de Bill Self, ofreciendo espacios gracias a su lanzamiento de media y larga distancia, si es que ha conseguido pulirlos como se esperaba. A su lado jugará Landen Lucas, un chico que pese a ser senior no ha contado con muchos minutos de calidad, ahora será su turno para demostrar que vale en esto y puede ser un jugador a tener en cuenta. Este cometido deberá cumplirlo siendo consciente que por detrás de él tiene a Udoka Azubuike, uno de los recruits estrella de los Jayhawks, que pese a estar muy verde en el apartado ofensivo, sí puede aportar ciertas cosas, más aún en un equipo donde la profundidad no está tan presente. Azubuike podrá aportar presencia y definición en el poste bajo y sobretodo en el apartado reboteador. El otro gran recambio del equipo de Bill Self es el ucraniano Sviatoslav Mykhailiuk, un jugador que pese a ser muy joven cuenta con bastante experiencia y grandes capacidades para este deporte, pues posee habilidades propias de un base y la altura de un buen escolta-alero.


Estrella: Josh Jackson, FR
Jackson ha vuelto a colocar a Kansas en lo alto del recruit nacional, algo que no pasaba desde la llegada de Andrew Wiggins, jugador con el que se le ha comparado alguna vez. Jackson es un chico con unas capacidades increíbles, una altura excepcional para el puesto y una capacidad atlética que le permite desarrollar un juego demoledor sobre la pista en campo abierto gracias a su capacidad para el contrataque. Además, es un jugador muy hábil en el pase gracias a su altura, que le permite ver a los jugadores por encima del rival y a su visión, que le permite encontrar puntos débiles en las líneas de pase. En defensa podríamos decir que es un jugador que gracias a su construcción física y a poco que gane masa muscular, es simplemente perfecto. Con su velocidad lateral, sus infinitos brazos y su capacidad atlética, la estrella de Kansas es un enorme jugador defensivo capaz de cerrar el aro en penetraciones o cortar una línea de pase y robar la pelota. Aun así cabe decir que Josh Jackson no es perfecto, necesitará desarrollar una mayor cantidad de masa muscular ya que de cara a la NBA podría acabar jugando de alero y cualquier jugador bastante físico podría hundirlo en la zona. Además cabe destacar que el lanzamiento exterior de este jugador es bastante mejorable.


Así pues, despedimos esta primera entrega en la que introducimos a 5 de los mejores equipos de la nación, todos y cada uno de ellos capaces de ganar el título vistas sus plantillas. Ya sea por talento, profundidad, buen juego o todas ellas, estos conjuntos son la élite del college basketball. 

Por @Jordi_Alfonso_1



Jordi Alfonso

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario