Noticias
Cargando...

Golpe de efecto del Leyma ante Ourense


Paz y tranquilidad, como un sábado cualquiera en A Coruña. La diversión y el tinte naranja, se encargó de ponerlo una vez más un Básquet Coruña que venció en el segundo derbi de la temporada, a un Ourense que llegó presentando su truco y  trato en tiempos de Samaín o Halloween, como lo quieran catalogar ustedes. Riazor estaba preparado para una tarde noche dura e intensa, afrontando una pesadilla, que nunca llegó a convertirse en realidad, ni que se dejó entrever mucho sobre el parqué de la ciudad herculina.


Muy pocas variantes en ambos quintetos iniciales y en el marcador, en un primer cuarto que iba a estar influenciado de principio a fin por el acierto. Una sensación diferente, y un pensamiento fuera de lo común. Ambos aros, comenzaban a ser vistos como si fueran dos piscinas olímpicas desde que Javi Guerra abriera la lata para los ourensanos con dos tantos en la pintura tras dos contra uno. 

Muchos brazos en defensa, pocos pases en ataque, ritmo por parte de los dos, y con un Leyma, que buscaba 1vs1, faltas y que se mantenía al acecho gracias a los triples de Dago Peña, y a base de insistir en el poste con tiros cortos de un Sergio Olmos, que llegó a provocar más de la mitad de faltas que se pitaron a favor de un conjunto local, que prácticamente no podía defender los lanzamientos de media distancia de Nemanja Mitrovic ni el repertorio de tiros de un Flis que picaba piedra en la zona con penetraciones ante Zyle. 

Sin duda el revulsivo fue Zach Monaghan. Por segundo compromiso consecutivo, el base americano salió desde el banquillo, para sorprender y cambiar el ritmo de juego con sus repetidos "aclarados" especialmente. Fue el encargado de cerrar el primer cuarto con su cuarto lanzamiento convertido sobre la bocina en apenas 2 semanas. El ex de Minnesota State condujo a la perfección el barco en la ofensiva, y atrás se encargó de ser un complemento imprescindible para taponar, correr y anotar en transiciones rapidísimas y poner un parcial de 10-0 de inicio. Además, la defensa colectiva estaba ofreciendo probablemente su mejor nivel en este arranque, con tan solo 7 tantos permitidos, a partir de los últimos 5 minutos y a raíz de una técnica señalada sobre García de Vitoria, que simplemente provocaría una tímida reacción en los visitantes.


Salida de los vestuarios con un conjunto local que se mantenía constante y que llegó a desatar una ventaja que llegaría hasta los 19 puntos de renta, ante un Palacio que con poco más de dos millares de espectadores, se divertía viendo jugar a los suyos e incluso se comenzaba a atrever haciendo la "ola" en repetidas ocasiones y de izquierda a derecha. El ritmo fue letal y las decisiones eran breves y concisas. 

Puntos de contrataque y sobre todo, el nivel defensivo continuaba siendo constate y espectacular con muy buenas segundas ayudas de Dago Peña y Javi Lucas entre otros. 8-2 de salida y 9 tantos encajados en contra entre el minuto 20 y el 30. Los de Tito Díaz se irían comandando el choque por 64-45 al cierre del tercer asalto, con un ritmo muy alto, y demostrando tener superioridad en casi cualquier aspecto, siempre y cuando no se tratara de lanzar tiros libres o de asegurar capturas en sus manos. 

Adiós al 'meigallo' en samaínSalida de Ourense en el último tramo con las ideas muy claras. Reducir la diferencia y empezar a hacerlo desde atrás. Y vaya que si lo hicieron. Tras el primer tiro de tres puntos acertado por parte de Filip Djuran, se fueron colocando poco a poco en una zona 3-2, con la intención de parar las internadas de la marea naranja, y obligarlos así, a tomar decisiones forzadas después de malas y largas posesiones. Esto, provocó una desconexión evidente con muchas infracciones en defensa del juego interior. Hasta 12 puntos se pudieron remontar a base de triples y más triples de artilleros como Christian Díaz o incluso Dmitry Flis. 

Ante esta repentina reacción, Dago Peña fue el encargado de sentenciar y ejercer sus galones de líder una vez más con su cuarto triple y un mate tras robo de balón que pondría el 79-67 final.


Los mejores: Dago Peña (19 puntos/ 8 rebotes) y Zach Monaghan (11 puntos/ 2 asistencias) en el Leyma y Dmitry Flis (15 puntos/5 rebotes) y Fran Guerra (12 puntos/13 rebotes) en Ourense.

Por@saulroel





Saúl Roel

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario