Noticias
Cargando...

El adiós más silencioso de "Timmy"


Es muy difícil emplear una calificativo para describir su presencia en el parquet del AT&T center . La pasada mañana del lunes en tierras estadounidenses, San Antonio Spurs, publicaba un comunicado oficial en su página web y en todas sus redes sociales, anunciando la retirada de su principal pilar y sello de identidad. Tras 19 campañas defendiendo los colores de la franquicia tejana, Tim Duncan se retiraba de la NBA, sorprendentemente y sin pasar desapercibido, en un ambiente apaciguado y en medio de la Summer League y de un mercado de traspasos con casi todo el pescado vendido.

Todo a imagen y semejanza desde su llegada a la liga un magnífico junio del 97. Una rostro indescriptible, una mirada perdida y unos sentimientos dañados, marcarían desde el primer minuto a una una liga, que por aquel entonces, era testigo de un buen desembarco de futuras estrellas en apenas 3 ceremonias del Draft.

Al bueno de "Tim", tan solo le bastaron dos cursos en la mejor liga de basket del mundo, para demostrar ser un perfecto alumno aplicado, entendiendo y creciendo gracias al trabajo y la dedicación de dos figuras y guerreros fuera y dentro de las canchas, un almirante y un general, David Robinson y Gregg Popovich. El resultado, fue el primer campeonato en la historia de los tejanos ante New York Knicks, en unas primeras Finales, que pasaron a los anales de la historia, con un predominio importante de la dureza, el aburrimiento, y especialmente, la defensa.


Y es que hablar de Spurs, es hablar de Timothy Theodore Duncan. Como si los dos fueran cogidos de la mano, tal y como harían una pareja de enamorados. Jugar contra él, era tener cuidado con la furia de un hombre paciente y con mucha elegancia en un juego de 5 vs 5. Bendita filosofía y bendito proyecto. Protagonizar unas eliminatorias por el título muy empalagosas, y 15 años más tarde, ganar el quinto y último de sus anillos de Campeón, ofreciendo una exhibición nuca vista para el espectador. Fluyendo como el aire, y moviendo el balón como los ángeles, como si se tratara de una de las bellas sinfonías del genio Johann Strauss, al más puro estilo europeo y en el máximo auge de unos ideales inimitable e imposibles de igualar.

"El genio es paciencia eterna", tal y como decía Miguel Ángel. Una interesante descripción de la carrera del bueno de Duncan... ¿No creen? Sin duda, un claro ejemplo de como actuar en tu vida diaria. Trabajo, humildad y ser un ejemplo a seguir, dentro y fuera de tu puesto de trabajo.

Todo esto mezclado, da lugar a un espectacular cocktail, acompañado de un reconocimiento más que merecido por parte de todos nosotros, el de "Mejor Ala-Pívot de toda la Historia".
19 puntos, 10.8 rebotes, 3 asistencias y 2.2 tapones de media por encuentro, y un no parar de incontables premios tanto individuales como colectivos, abalan totalmente a un mito del deporte de la pelota naranja, estadounidense y mundial., al que nunca olvidaremos.

Gracias por todo!

Por @saulroel











Saúl Roel

    Comentar con Gmail
    Comentar con Facebook

1 comentarios :

  1. Welcome back Saul! no podías volver con alguien mejor. Enhorabuena por el artículo, de aquí al infinito.

    ResponderEliminar