Noticias
Cargando...

El cuello de Xavi Pascual


Xavi Pascual tiene pinta de ser tan hermético en la vida como lo es en los banquillos. La sonrisa no le luce en un rostro severo e impenetrable, pero con mirada de lince; un lince de ojos claros. A través de ellos sólo ve baloncesto, hasta que el aro se estrecha tanto como el nudo de la corbata que siempre luce en el Palau. O quizá la falta de oxígeno la provoque su cuello, cada temporada más ancho. Y ya van unas cuantas.

X. Pascual asume una temporada más de desgaste en el Palau
Hacendoso e incansable, Xavi Pascual ha sido durante años la hormiga previsora que asomaba la cabeza a la cueva del Madrid para robar algún título imprevisto. Hasta la pasada temporada, cuando el Barça, su Barça, se convirtió en un equipo irregular, cada vez menos vistoso, y sin el gen competitivo que le ha caracterizado. Con una rotación desmesurada el equipo se desencajó, dependiendo en demasía de la implicación de Tomic y la inspiración de Navarro, ambas a cuentagotas.

Potenciales como el de Huertas, Hezonja, Nachbar o Pleiss se van del Palau con la muñeca engarrotada. El proyecto ya no seduce a jugadores del nivel de Granger, Shved y Datome. Los que sí llegan rezuman indiferencia en el seguidor; Diagne, Lawall, Samuels o Vasenkov suenan a más de lo mismo, pendientes de lo que pueda aportar Pau Ribas y de que Arroyo no recuerde a la última etapa de Jasikevicius. Mientras se cumple el sueño de ver a Kobe y Pau apurar sus carreras de blaugrana, el Barça vuelve a encomendarse a Xavi Pascual. Cuestionado, pero sin relevo de garantías, no asegura títulos pero si competitividad. Volverá a ser el cuello del Barça; un cuello apunto de estallar de la hinchazón.



@Csar_PB



César

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario