Noticias
Cargando...

For Ever: La fidelidad de las estrellas


FOR EVER

ESTRELLAS DEL BALONCESTO QUE HAN DEMOSTRADO FIDELIDAD A LOS EQUIPOS DE SUS INICIOS
Kevin Garnett (Vía NBA.com)
Bill Rusell, Kobe Bryant, Reggie Miller, entre otros, son y han sido iconos de una franquicia que los acogió desde el inicio de su carrera en la NBA. Aunque no todos acabarán con un título debajo del brazo para su franquicia, han aportado records de la liga y han dejado un gran legado de canastas, pases, robos y tapones.

El ejemplo más clarode fidelidad hacia su equipo, a pesar de no conseguir anillo, fue John Stockton. Diecinueve años liderando a los Utah Jazz, algunos de ellos junto a Karl Malone. En total, repartió 15.806 asistencias, para convertirse así, en el máximo asistente histórico de la NBA.

Leyenda Bill Rusell
También con diecinueve campañas a sus espaldas, Kobe Bryant, al frente de Los Ángeles Lakers, ha conseguido hacerse con cinco títulos de liga. Se ha convertido en el tercer máximo anotador de la NBA aunque también el que más tiros ha fallado. Para conseguir todos los anillos se ha rodeado de grandes jugadores como Pau Gasol o Shaquille O'Neal. 

El líder de los Bad Boys de Detroit, Isaiah Thomas, fue capaz de conquistar, durante 13 campañas, dos campeonatos de la NBA, un MVP de las Finales y, en tres ocasiones, de formar parte del Equipo Ideal de la NBA.

Dentro de la historia de la liga, siempre hay un jugador que destaca sobre otros, me refiero a Bill Rusell. Nadie ha conseguido lo que él con los Boston Celtics. Ha vestido durante trece campañas la camiseta de los orgullosos verdesy, en todo ese tiempo, ganó once de los diecisiete títulos que tienen en su vitrina. A lo mejor no está dentro de la lista de máximos anotadores o asistentes, pero es el segundo máximo reboteador, aspecto que a muchos se les olvida aunque es de igual o mayor importancia que una canasta o una asistencia.

Pero la fidelidad no solo se reduce al hecho de estar toda una carrera en un equipo. Es también volver a las raíces, a ese equipo que pujo por ti en el draft,el cual te dio los primeros años y el punto de partida para crecer en esta difícil liga.Uno de los ejemplos más sonados ha sido, hace poco, Lebron James. Tras siete campañas jugando por la camiseta de los Cavaliers, decidió fichar por Miami. Muchas personas lo tacharon de traidor por “abandonar” la franquicia que le dio casa en su inicio de carrera. A pesar de cuatro años en Miami y dos títulos a sus espaldas, sintió la necesidad de brindar a la franquicia de Cleaveland un título de la NBA, y a punto ha estado de lograrlo.

Kobe Bryant (Vía Keepmehiddenxo)
También este año, el señor Kevin Garnett decidió volver a su casa, Minneapolis. De 1995 a 2007 los fans de los Timberwolves disfrutaron del gran talento de KG. Sin embargo, Boston se convirtió en su nueva casa donde ganó el único título que posee. Tras cinco años formando parte del Big Three o según otros Big Four (Paul Pierce, Ray Allen, Rajon Rondo y él) hizo un fugaz paso por los Nets de Brooklyn junto a The Truth. Finalmente, Thaddeus Young fue la moneda de cambio para conseguir traer de vuelta, a Minnesota, al gran Kevin Garnett.

Y como no podía faltar, considerado por muchos el mejor jugador de la historia, Michael Jordan se convirtió en el icono de los Bulls. En esta franquicia ha logrado todo en su carrera. A pesar de ello, tras su retirada temporal, volvió y jugó con los Wizards.

Las relaciones entre jugadores y franquicias se asemejarían al amor. Si el jugador le es fiel, le ayuda a conseguir logros, aporta más de lo que un simple jugador daría, esta se lo devuelve con creces. Esto permite a los jugadores que se les recuerde en la historia, por ejemplo, retirando el número con el que jugó toda su carrera. 

A pesar de que para la mayoría de los jugadores ganar un título de la NBA es el mayor logro en el mundo del baloncesto, para unos pocos es más importante ser recordados por siempre, por buenos o por fieles.



Adri DMC

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario