Noticias
Cargando...

El día que Dios se disfrazó de actor de Hollywood


La meca de las películas relacionadas con el baloncesto es, sin duda, Space Jam. El mejor jugador de la historia del planeta basket, Don Michael Jeffrey Jordan, fue el protagonista de ese clásico atemporal que contó también con la participación de otras superestrellas como Charles Barkley, Larry Bird o Muggsy” Bogues entre otros. El argumento imagino que todos lo sabréis así que lo contaré muy resumido: Unos extraterrestres roban sus habilidades a algunas estrellas de la NBA y hacen prisioneros a los Looney Toones para hacerlos una atracción de circo en su planeta. Michael Jordan, junto a los afamados personajes de la Warner, deberán jugar un partido de baloncesto contra los descerebrados alienígenas, para así poder salvar su libertad y devolver su calidad a los jugadores.

Ahora bien, no fue el argumento lo que nos emocionó a todos. El verdadero carisma que tuvo la película y lo que le dio el verdadero éxito fue ver al Dios del baloncesto sufrir en su exilio en el baseball, como se refugiaba en el golf y una parte familiar que nunca se dio a conocer. Y os preguntareis ¿A qué viene todo esto? Simple, ya se ha anunciado Space Jam 2, y su protagonista es, cómo no, el rey del baloncesto, Lebron James.

Esto ha llevado a más de uno a una reflexión en los últimos días, ¿Será tan buena como la primera? La respuesta ,en mi opinión, es un NO rotundo y en mayúsculas. Lebron James es el mejor jugador del mundo, pero no el mejor de la historia. Michael Jordan es una leyenda que tuvo una estela tan grande que nunca ningún problema con el juego ni ninguna retirada fallida pudo enturbiar. Fue la leyenda, el inalcanzable. Lebron es el rey del baloncesto, Michael Jordan el baloncesto en sí. Y eso tenemos que tenerlo todos claro. No me malinterpretéis, seré el primero en estar en la cola del cine para ver esa película, pero antojo una decepción.


 El día de salida del film espero que juzguéis vosotros mismos, y espero también equivocarme, pero como dice el defrán, “El hombre propone y Dios dispone”, y Dios ya dispuso. 




Álvaro Torrado Mateo

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario