Noticias
Cargando...

Aldridge renueva las aspiraciones de San Antonio


Con la incorporación del ex pivot de los Blazers, San Antonio refuerza su juego interior y aspira a reconquistar el Oeste tras el chasco de la pasada temporada.

Seguramente alguien aconsejó a Duncan que renovara a cambio de la promesa de reforzar la plantilla con uno de los mejores agentes libres disponibles. Dicho y hecho, pues sólo tres días después se confirmó la contratación de LaMarcus Aldridge (4 años y 80 millones), quién dio calabazas a los Suns y se sumó a la desbandada que deja a los Blazers desplumados.


Como siempre que los Spurs sufren una eliminación prematura, en la ciudad tejana sobrevolaron ecos que con el paso de los días se convirtieron en aullidos anunciando el desmantelamiento de una dinastía interminable. La canasta sobre la bocina de Chris Paul en el séptimo de la serie ante los Clippers parecía derribar al imperio tejano, que se había mostrado sin la inspiración ni la chispa habitual. Sobre el parquet del Staples Center se sucedieron imágenes con sabor a epílogo, justo un año después de la mayor exhibición de un equipo realizada en unas finales de la NBA, cuando San Antonio sometió a Miami con una catarata de acierto (90%) en 16 minutos irrepetibles en los que se alcanzó la perfección (30-55).


Pero el anunciado colofón de esta generación deberá posponerse una vez más. Con la renovación de Duncan y la continuidad casi asegurada de las otras dos piezas del Big Three (Parker y Ginobili) se asegura la competitividad de un equipo que fue rejuvenecido con las irrupciones de Kawhi Leonard y Danny Green y que ahora es engalanado con la incorporación de un anotador interior como LaMarcus Aldridge. El quinteto, a pesar de los sacrificios de Splitter o Bellinelli, parece capaz de plantar cara a cualquier equipo de la NBA, incluidos los flamantes campeones liderados por Stephen Curry.

Con esta operación, San Antonio se desmarca de la línea seguida por el que fuera galardonado como el mejor ejecutivo de la NBA en 2014, Robert Canterbury, que ha basado su éxito en las acertadas elecciones del Draft (Ginobili 57, Parker 53, Splitter 28, Hill 26, Leonard 15…) y el magnífico escudriñamiento del mercado europeo. Sin traspasos sonados ni contrataciones ostentosas, los Spurs se han configurado como un equipo sin glamour pero con un gen competitivo inigualable. La contratación de Aldridge supone un viraje de esta filosofía con el fin de alargar la impronta de un equipo de leyenda.

Los Spurs son un equipo diferente, el único que ha contado con diez jugadores europeos en su plantel. Parker y Ginobili se han convertido en el eje exterior de la plantilla, pero otros muchos han contribuido a una europeización sin precedentes (Oberto, Elson, Nesterovic, Turkoglu, etc…). La franquicia se ha abastecido principalmente de jugadores formados fuera de Estados Unidos, sin ir más lejos la pasada temporada Ettore Messina hizo historia al convertirse en el primer entrenador europeo en dirigir a un equipo NBA, durante un partido que los Spurs ganaron a los Suns (121-90). No en vano el propio Barack Obama dijo de ellos que "son la ONU de los equipos de baloncesto. Y muestran la manera en que este maravilloso deporte se ha convertido en un deporte internacional".

La apuesta diferente de los tejanos se ejemplifica con otros casos, como el de la contratación de Becky Hammon como entrenadora asistente, convirtiéndose en la primera mujer que llega a un banquillo de la NBA. La osadía e innovación en los despachos de los del Alamo les ha garantizado el éxito en las últimas décadas, convirtiéndose en el segundo equipo con mejor porcentaje de victorias en la historia de la liga (tras los Lakers) y el mejor equipo en porcentaje de victorias en las Finales. Los Spurs sólo han faltado a los playoffs en cuatro ocasiones desde 1976, logrando quince títulos de división y cinco anillos (1999, 2003, 2005, 2007, 2014).

Todo este engranaje ha tenido un nombre propio, Gregg Popovich, entrenador de la franquicia desde 1996 y líder de esta filosofía que ha convertido a San Antonio en el equipo más regular del siglo XXI a partir de un baloncesto preciosista y combinativo que no ha encontrado réplica en los últimos años. El reto de “Pop” y de los Spurs es seguir ganando y agrandando una leyenda que ahora incorpora un nuevo pilar, LaMarcus Aldridge. San Antonio no quiere quedarse anclado en sus exitosas rentas, por lo que ha sorprendido a todos con esta maniobra que les devuelve al cetro de los favoritos para alzarse con el próximo anillo.

Primer articulo de César Ponce Becerril



Alberto Arracó

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario