Noticias
Cargando...

Cleveland, las bajas y un año pletórico.


Todo se remonta al inicio de temporada, con unos Cavs inadaptados que no encontraban su estilo de juego fuera del "LeBron contra el mundo", con un David Blatt cuestionado y un balance de 8-9 en el primer mes de competición.

LeBron cabizbajo (Vía NBA.com)
 En diciembre el equipo comenzó a encauzar su rumbo con algunos cambios en las rotaciones, pero todavía no se veía a los Cavs que se esperaban. Faltaba rodaje, encajar las piezas y traer algún recambio con las llegadas posteriores de Shumpert, JR.Smith y Mozgov. El equipo comenzó a carburar, aupándose en el Este y llegando a intimidar a los Hawks que ocupaban la primera plaza del Este. Todo comenzaba a fluir Ohio. Clasificados para Playoffs como segunda potencia del Este y contra un rival asequible en primera ronda, Boston Celtics.

En esa primera eliminatoria comenzaron los problemas para Blatt y los suyos. Kevin Love caía lesionado del hombro y decía adiós a lo que restaba de temporada. El Big Three de Cleveland quedaba cojo y el Rey LeBron cada vez más solitario en su lucha por traer el anillo a su ciudad. Más solitario aún se quedaría para guerrear ante los Bulls, puesto que Irving con problemas no pudo estar al 100% en toda la eliminatoria. Posteriormente llegarían los Hawks que, acusados también por las lesiones, tiraron por la borda todo el trabajo durante la temporada regular con un 4-0 favorable a LeBron. Esperaban los Warriors en el último escalón hacía el título.

Primer partido y un nuevo problema para Cleveland, quizás el más determinante para que Warriors se llevase el anillo. LeBron perdía el otro pie que sostenía el Big Three y se quedaba como lobo solitario sin un escudero que supiera hacer en condiciones su función. Destellos de Dellavedova, JR Smith o Mozgov, que fue minimizado por la estrategia del Small Ball de Kerr, pero ninguno de ellos supo coronarse para ayudar a James. El esfuerzo de este era terrible, promediando más de 35 Pts y 13 rebotes por partido, y casi 9 asistencias en estas finales. Algo al alcance de muy pocos. Lo irónico en el último partido, quizás, es que el MVP de las finales fuese para el que defendía tal atropello de LeBron. 
LeBron y Curry, los líderes (Vía NBA.com)

Con todo esto, se puede afirmar que Cleveland ha hecho una casi inmejorable final, utilizando todo lo el arsenal que tenía en la guantera y aguantando el tipo ante los reyes del tiro exterior. Aún con las bajas, con los pivots sin un rol dominante y con una de las rotaciones más cortas que se recuerdan, Cleveland logró vencer en 2 partidos y poner contra las cuerdas a Warriors en otros cuantos más. El año que viene y con la lección aprendida, LeBron, aún por renovar, tendrá otra oportunidad de llevar un anillo a la ciudad de Akron, y esta vez esperamos que sin ningún problema físico de los suyos. 


Por @Adri_DMC





Adri DMC

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario