Noticias
Cargando...

Los divorcios de la NBA: Milwaukee Bucks y Brandon Knight


Fuente: BasketballInsiders
Se suele decir que, cuando ocurre un divorcio, la parte a sobreproteger en mayor medida suelen ser los niños. Algo así les ha ocurrido a los aficionados de los Bucks con la separación de Brandon Knight y Milwaukee Bucks. La franquicia recién adquirida esta temporada por Marc Lasry y Wesley Edens ha ido en picado desde la ruptura de lo que para todos parecía una bonita y futura historia de amor entre un point guard renacido a golpe de liderazgo en una etapa comenzada por Larry Drew la temporada pasada y continuada con Jason Kidd en esta que lo llevó a rozar el All Star (quedándose con Korver como elección para sustituir a Wade, finalmente fue el tirador de Atlanta quien reemplazó a Dwyane) y una franquicia renovada a bombo y platillo con nuevos dueños, nuevo técnico y nuevo lema: "Own The Future" (Poseamos el futuro).

"¿Y los niños? ¿Es que nadie va a pensar en los niños?", gritaba desesperado Moe Szyslak en los Simpons. Y no, nadie parece haber pensado en ellos. En esos niños, unos más grandes y otros menos, más y menos viejos, más guapos y más feos, pero fans de Milwaukee Bucks en todo caso. La afición se echó las manos a la cabeza la noche del 19 de febrero cuando su mejor jugador de la temporada era traspasado en un intercambio a tres bandas a Phoenix mientras que Milwaukee recibía a tres jugadores: Michael Carter-Williams (Rookie del año 2014 desde Philadelphia), Tyler Ennis (base rookie de Suns elegido en el puesto 18) y Miles Plumlee (más conocido como el hermano de Miles Plumlee), estos dos últimos desde Phoenix.

¿Pero cómo sigue este divorcio? En mi caso personal, cuando a uno le dicen que Brandon Knight ha sido traspasado se frota los ojos fuerte, luego vuelve a refrescar el timeline  de Twitter y espera a que Adrian Wojnarowski te confirme que todo ha sido un error, pero no, Knight se marcha a Arizona. Algunos compañeros tuiteros  se alegraron e incluso me felicitaron: "Se va Knight, terminaba contrato, viene Carter-Williams una máquina de triples dobles". Pese a que el resquicio se te vuelve menor y por mucho y muy grandes que pusieran las estadísticas de que Carter-Williams tenía mejores números de anotación. pases y rebotes por partido las sensaciones son otras. 

Fuente: Twitter @GoodKnight11
Bien es cierto que Knight acaba contrato este año pero salía al mercado como agente libre restringido, dejando a los Bucks la opción de igualar cualquier oferta por el jugador. Es cierto que el jugador nunca llegó a declarar públicamente su renovación pero la sensación de piña y de conjunto ligada al vestuario era tan fuerte y componía una de las piezas más destacables del equipo que nadie imaginaba que fuera carne de un trade. Esa misma noche, varios jugadores estaban entrenando, Zaza Pachulia declaró que tanto el jugador como todo el vestuario estaba conmocionado ante la noticia. Dos días antes, Brandon Knight subía esta foto a su perfil de Twitter tras una práctica con estos niños, todos uniformados por él con la camiseta BUCKS. Tras su traspaso, Brandon Knight ha jugado 11 partidos (9 como titular) antes de hacerse un esguince de tobillo y perderse ocho partidos con Phoenix. El jugador ha promediado 13.4 puntos, 2.1 rebotes, 4.5 asistencias y 0.5 robos por los 17.8 puntos, 4.3 rebotes, 5.4 asistencias y 1.6 robos que promediaba en Milwaukee. Todo ello en términos similares de minutos (superando los 30 por partido) y tiros (entre 13 y 14 con ambas franquicias por partido).

No mucho mejor ha sido la tónica para Milwuakee. Los Bucks son el tercer peor equipo de toda la NBA desde el AllStar con un balance de 6-15. Empatados con Philadelphia (6-15) y superados en el dato negativo por Minnesota (5-15) y Nueva York (4-17). Pasando así de un 30-23 a un 36-38 y a sólo un partido y medio de perder el sexto puesto que llevan ocupando todo el año en favor de Miami Heat. Todo ello sumando un récord negativo de 6 derrotas seguidas así como una racha aún vigente de 11 partidos perdidos como visitante.

Con la adquisición de Michael Carter-Williams han salido a relucir las desventajas del trade. Ya de por sí eramos conocedores de que el ROY de la pasada temporada no es un gran tirador, algo que contrarresta con su altura (1.98m, alto para la posición de base) y su internada a la zona. Pero en la medida que ha dado el salto competitivo de Philadelphia a Milwaukee, el base procedente de Syracuse ha reducido sus datos pasando de 15 puntos, 6.2 rebotes y 7.4 asistencias en 34 minutos de promedio con Philadelphia esta temporada a los 13.4 puntos, 3.4 rebotes y 5.4 asistencias en 30 minutos por partido con Milwaukee.

Jason Kidd no ha sido ajeno a esta polémica y se ha mostrado tajante confirmando la buena acción del traspaso y apoyando el proyecto de futuro de la franquicia: "He venido aquí para construir algo, no para hacer algo en seis meses" declaraba a los medios de la NBA hace sólo unos días. Sea como sea, lo que esta claro por el momento, es que este divorcio no le ha sentando bien a nadie.

It´s comming bUck!
@Mario_Gomez13



Mario Gómez

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario