Noticias
Cargando...

Top 10 Entrendores Históricos. 1 Phil Jackson


Como primer clasificado y cerrando nuestro top, encontramos al inigualable Phil Jackson, simplemente el mejor entrenador de la historia. Un total de veinte temporadas como jefe en los banquillos lo contemplan, pero es que antes de su trayectoria como entrenador, también alcanzó cotas altas como jugador.

El maestro Zen disputó doce temporadas como jugador, diez de ellas en el equipo de sus amores, los Knicks de Nueva York. En la Gran Manzana llegó incluso a conquistar el anillo de campeón en el año 1973, cumpliendo de manera más que correcta con su función de jugador de rotación. Jackson abandonaría posteriormente los Knicks, pero no la ciudad Neoyorkina, sus dos últimas temporadas las jugó en los New Jersey Nets como entrenador jugador. 

Una vez retirado de la práctica profesional del baloncesto, Phil decidió comenzar con su proceso de formación como entrenador. Su primer trabajo fue en Puerto Rico, y de allí fue llamado por los Chicago Bulls.

En 1987 fue contratado como entrenador asistente de Doug Collins, pero en el año 1989 ascendió definitivamente al puesto de entrenador jefe para dirigir a un conjunto comandado por un joven llamado Michael Jordan. Comienza en este momento su trayectoria en los Bulls, una época de grandes discusiones con el propietario Jerry Krause.

Jackson dirigió a los Bulls durante nueve temporadas, desde la 89-90 hasta la  97-98. En estos años se convirtió en una auténtica eminencia en la liga destacando por un sistema de ataque denominado triángulo ofensivo. También destacó por sus novedosas y extrañas técnicas de motivación, basadas en la meditación, de ahí su sobrenombre del Maetro Zen.

Durante su etapa en Chicago podemos encontrar dos etapas bien diferenciadas, las dos ocasiones en las que logró ganar el anillos tres temporadas consecutivas, un hecho totalmente anómalo en la NBA conocido como threepeat, pero Jackson consigiuó que pareciese sencillo.

Los tres primeros anillos llegaron en las temporadas 90-91, 91-92 y 92-93 con una plantilla en la que destacaban su majestad Jordan, su eterno escudero Scottie Pippen, el ala-pivot Horace Grant y otros buenos jugadores como el base John Paxson o el pivot Bill Cartwright.

Pero no todo fue tan fácil al principio, los Bad Boys de Detroit parecieron convertirse en la bestia negra de los Bulls, pero eso ya nada importa a día de hoy. Los aficionados a la NBA nos hemos quedado con unos tres primeros anillos legendarios, donde se comenzó a ver al mejor jugador que ha dado este deporte jugando para el mejor entrenador. Una combinación simplemente única e irrepetible.

A la conclusión de la temporada 92-93 se produjo un hecho que hizo tambalear los cimientos de la liga, Jordan decidió retirarse. Gracias a Dios Michael recapacitó y tras un par de temporadas volvió a los Bulls para volver a unir sus fuerzas con el Maestro Zen.

La segunda etapa es la comprendida entre las temporadas del 95 y 98, el segundo threepeat. El equipo había cambiado, pero Jackson logró llegar a las mismas cotas que en la primera etapa.

El jugador más importante del conjunto seguía siendo Michael, y continuaba siendo apoyado por su escudero Pippen, pero ahora se sumaban a los Bulls Dennis Rodman, Ron Harper, Steve Kerr o Luc Longley. Posiblemente el mejor equipo que ha pasado por la NBA a lo largo de toda la historia, dirigido por quien sino, Phil Jackson.

El año 95-96 ha sido la mejor temporada regular de Jackson con 72 victorias por solo 10 derrotas, el mejor record logrado por un equipo en toda la historia. Como no, aquel año recibió el galardón a mejor entrenador del año, sorprendentemente el único de su victoriasa trayectoria.

Al terminar la temporada del 98, Jordan se retiró (esta vez de manera irremediable), y los Bulls comenzaron a desmembrarse, ese mismo año abandonaría la nave el propio Jackson.

Tras su legendario paso por los Bulls, Phil llegó a Los Angeles Lakers en el año 99-00, y les dirigiría hasta la 03-04. Tenía a su disposición un equipo liderado por Shaquille O'neal y un joven llamado Kobe Bryant, apoyados por otros como Derek Fisher o Robert Horry por ejemplo.

Durante esta etapa consiguió otro threepeat en las campañas 99-00, 00-01 y 01-02. Pero en el equipo pronto se levantarían ampollas entre las dos estrellas, por lo que finalmente O'neal abandonó la plantilla, la cual quedó en manos de Bryant.

Tras una temporada mediocre, Phil se fue de los Lakers a la conclusión de la temporada de 2004, lo que provocó uno de los peores records imaginables para el equipo. Pero tras un año de descanso, volvió a la misma franquicia para volver a intentar ganar otro anillo.

En los dos primeros años perdería en la primera ronda de playoffs, lo que debió provocar un sentimiento de extrañeza en Jackson, hombre poco habituado a la derrota. Pero en la temporada 07-08 se produjo un hecho significativo, un momento recordado con especial cariño por los aficionados españoles.

Los Lakers se hicieron con Pau Gasol, por lo que el Maestro Zen volvía a tener un equipo realmente competitivo con aspiraciones al anillo, liderado otra vez por Bryant, apoyado por Gasol, el perenne Fisher y otros hombres como Bynum, Odom o Artest.

Gracias a Jackson los Lakers lograron alzarse con otros dos anillos, aunque este hecho ya no sorprende sabiendo que estaban dirigidos por Phil, un hombre para el que ganar un anillo era algo tan habitual como puede ser levantarse día tras día para el resto de los mortales.

El gran Phil decidió  retirarse de manera irremediable al terminar la campaña de 2010-11, pero es cierto que posteriormente hemos sabido que un cáncer de próstata precipitó su decisión. Los aficionados perdíamos de esta forma al mejor entrenador que se ha podido ver, un elemento irrepetible para la liga.

Este verano Jackson nos volvió a sorprender ocupando el cargo de jefe de operaciones de los Knicks, el equipo que siempre estuvo en su corazón, aquel con el que triunfó como jugador en sus años de juventud.

Aunque es cierto que hasta el momento los resultados obtenidos se pueden calificar como pésimos, la espectacular trayectoria realizada por el Maestro Zen nos invita a confiar en su gestión, y quién sabe si será el encargado de volver a llevar un anillo que no se ve en la capital desde hace ya demasiados años.

Resumiendo, nos encontramos frente al mejor entrenador de este deporte, un hombre capaz de rellenar todos sus dedos con anillos y todavía le faltaría un dedo. Ha ganado un total de 1155 partidos en liga regular por 485 derrotas, un 70% de victorias. En postemporada posee 229 victorias y 104 derrotas, todo un 68% en playoffs. Jackson debería tener una estatua en toda casa de cualquier aficionado a la NBA por todo lo que ha dado a la liga, sin el, no la conoceríamos como es hoy en día, y habríamos perdido por el camino los mejores momentos de su historia.

En el siguiente video pueden ver un mini documental de ocho minutos sobre la trayectoria del Maestro Zen, una forma rápida de entender la magnitud del mejor entrenador de la historia.





Andres Rodríguez Huesca

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario