Noticias
Cargando...

Top 10 Entrenadores Históricos. 2 Pat Riley


Por fin llegamos a los dos primeros puestos de nuestra lista, los cuales apenas ofrecen discusión. En el segundo puesto hemos situado a Pat Riley, al que se le puede destacar por ser el entrenador de los míticos Lakers del Showtime. Además el "señor gomina" parece no verse afectado por los años, lo que provoca que cualquier aficionado lo reconozca pese a que hayan pasado tantos años desde sus comienzos.

Riley primero disputó la liga como jugador, nueve temporadas en la NBA lo contemplan. Sus primeras tres campañas las jugó con los San Diego Rockets, posteriormente jugaría cinco en Los Angeles vistiendo la camiseta de los Lakers (ganó el anillo en 1972) y se retiró definitivamente tras una temporada en los Phoenix Suns.

Su primer trabajo como entrenador principal en la liga fue en sus amados Lakers, pero no todo fue tan sencillo como parece. Sus comienzos fueron más bien accidentados, Riley ascendió al puesto de primer entrenador tras la negativa de Magic Johnson a aceptar a Paul Westhead como su inmediato jefe, a pesar de todo, Pat logró que todo esto se olvidara rápidamente.

Estuvo al mando de los Lakers durante un total de nueve temporadas, desde el año 81-82 hasta el 89-90. Riley era el encargado de dirigir a un conjunto que contaba en sus filas con toda una leyenda como Magic Johnson, acompañado de otra como Kareem Abdul Jabbar y otros grandes jugadores como James Worthy o Byron Scott (actual entrenador de los Lakers precisamente). El resultado de este equipo es bien conocido por todos los aficionados nostálgicos de la mejor liga del mundo.

Pat Riley desarrolló un juego conocido en la liga como Showtime, imprimió a su equipo un tempo de partido más rápido y divertido, además era antagónico al estilo imperante en la liga, un juego mucho más férreo muy característico de su eterno rival, los Boston Celtics. Esta fue seguramente la mayor de las virtudes de Riley, no tener duda alguna de sus conocimientos y aptitudes para poder innovar en una liga por aquel entonces conservadora.

El final de la historia de idilio de Riley con los Lakers es bien conocida por todos, un montante total de  cuatro anillos en las temporadas 81-82, 84-85, 86-87 y 88-89 respectivamente. Además debemos añadir que la campaña 86-87 fue la que supuso el mejor balance en la larga carrera de Riley, concretamente 65 victorias y 17 derrotas. A lo largo de los años que pasó al frente de la franquicia californiana se le otrogó el premio a mejor entrenador del año en la campaña 89-90. 

Tras su triunfal paso por los Lakers Riley emigró hacia Nueva York, su ciudad natal, en busca de nuevos retos. Solamente dirigío al conjunto de la Gran Manzana durante cuatro campañas, desde la temporada 91-92 hasta la 94-95. Durante su paso por los Knicks no logró alzarse con el título en ningún año, pero llegó a disputar un año las finales por el ansiado título. Tuvo en sus manos un equipo liderado por Pat Ewing, ayudado de otros buenos jugadores como por ejemplo Starks. Se debe tener en cuenta que durante los años que Riley dirigió a los de New York, la liga se encontraba inmersa en un proceso de durísima competencia en el que alzarse con el título parecia cuanto menos misión imposible, lo que si que logró fue alzarse con otro galardón de mejor entrenador del año en el 92-93.

Tras su experiencia en la Gran Manzana, de la cual se marchó de vacío, Pat Riley viajó hacia South Beach para hacerse con la nave de los Heat. De esta forma, Riley dirigió a Miami durante ocho largas temporadas, desde el año 95-96 hasta el 02-03. En el año 96-97 Riley recibió otro galardón a mejor entrenador del año en la NBA, el tercero de su carrera. Aparentemente, a la conclusión de la temporada de 2003 Pat Riley dejaba los banquillos de la NBA para convertirse en el jefe de operaciones de los Heat, pero como no, otra vez supo como sorprender a los aficionados volviendo al sitio que siempre ha tenido reservado para el y que nunca debió de abandonar.  
Tras su breve retirada, Riley decidió en el año 05-06 bajar al banquillo desde su puesto de directivo para intentar alzarse con otro anillo, el motivo es sencillo, contar con un pivot mastodóntico como O'neal en la plantilla además de un joven Wade por aquel entonces. Logró otra vez su objetivo, alzándose con el trofeo de la NBA que representaba el quinto anillo para el, algo al alcance de muy pocos entrenadores. Tras el éxito del primer año, Riley no corrió la misma suerte durante los dos siguientes, y unido a otros hechos como la marcha del propio O'neal, daría lugar a una drástica decisión. Abandonar de forma definitiva e irremediable los banquillos para dedicarse únicamente a su cargo como jefe de operaciones de los Heat.

En liga regular posee 1210 victorias por 694 derrotas, el 63% de victorias. En lo que a la postemporada se refiere, Riley suma 171 victorias frente a 111 derrotas, un más que meritorio 60% en playoffs.

Como podemos ver Riley ha sido todo un espécimen innovador para la NBA, un punto de evolución necesario para el progreso, la liga no sería lo mismo si no hubiese contado con el bueno de Pat durante tantos años. Simplemente se trata de historia viva del baloncesto, una leyenda totalmente digna de ser situado en el puesto número dos de nuestro particular top 10.


El siguiente vídeo muestra los que han sido considerados los cinco mejores momentos de Pat Riley al mando de Los Angeles Lakers.



Andrés Rodríguez



Andres Rodríguez Huesca

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario