Noticias
Cargando...

Resumen Semanal: Los Ángeles Lakers


"No volveré a comer hasta que los Lakers ganen un partido". Esta bravuconada salió de los labios del 'Gordo' Barkley ante las cámaras de la TNT. Arriesgada apuesta sin duda para un equipo que cuenta todos sus partidos por derrotas y que ocupa el farolillo rojo de la exigente Conferencia Oeste. "Sé que los Lakers van 0-5 pero están jugando un baloncesto emocionante", agrega el legendario 'Magic' Johson en su cuenta de Twitter. Parece difícil vislumbrar un haz de luz en la oscuridad. Pero el conjunto que dirige Byron Scott, pese a empeorar los registros defensivos de su antecesor en el cargo, Mike D'Antoni, ve como su equipo emite ciertas notas positivas de cara al medio y largo plazo.

'Kobe contra el mundo'


Foto: espn.go.com

Así llamarían en Hollywood a la tragicomedia que protagoniza la franquicia angelina. El otrora mágico equipo de púrpura y oro, es ahora una ruina deportiva, que no económica o mediática. Desde el fallecimiento de Jerry Buss (en la primavera de 2013) se ha perdido el rumbo en El Segundo, hasta desembocar en el peor inicio de curso de Los Lakers desde que se mudaron a Los Ángeles desde Minneapolis. 

De las catacumbas del Staples emerge la figura estelar de Kobe Bryant, renacido tras un año y medio de calvario físico. El '24' es con 27.6 puntos de media por partido el mejor anotador de la NBA, honor compartido con el francotirador de los Warriors, Stephen Curry. Con los números en la mano, es normal que haya voces que se alcen pidiendo el MVP para él, aunque está por ver como responde el cuerpo de Kobe ante la acumulación de partidos que le espera. "Debería ser incluido en las primeras conversaciones sobre el premio de MVP junto a Lebron, Chris Paul, Blake Griffin, Davis, Carmelo, Curry, Thompson y Rose", tercia 'Magic. 

Sea como fuere, Bryant volvió a brillar en el único duelo de los Lakers en esta segunda semana de competición. Sus 39 puntos ante los Suns, en el Staples, suponen su cenit de anotación en este curso 2014-15. Sin embargo, los de Byron Scott volvieron a caer ante los de Arizona (106-112). Los 37 tiros del 'Guard' en sus 44 minutos en pista (37,8% de acierto en tiros de campo) volvieron a desatar a sus críticos, con ESPN a la cabeza (en su particular ranking situaron a Kobe en el número 40 de los mejores jugadores de la Liga, lo que desató una guerra de dimes y diretes entre las partes) que le acusan de individualista, egoísta y hasta tiránico a la hora de condicionar a la franquicia en el proceso de reconstrucción deportiva a la que tiene que hacer frente. Kobe responde en la cancha: Ante Houston (90-108) sumó 19 puntos; en Phoenix (119-99) subió hasta los 31 puntos; en el derbi ante los Clippers (118-111) se quedó en 21 y proporcionó siete asistencias y frente a los Warrior (104-127) coleccionó 28 puntos y seis rebotes.

Un guión con drama, sexo y ¿esperanza?

Sean justas o no las críticas a su egocentrismo, está claro que Kobe responde a su papel en este equipo a la deriva. Y a su contratazo, firmado hace un año. Jordan Hill le secunda (74 puntos en 5 partidos), a la espera del regreso de Nick Young (lesionado) y la mejor versión de un Carlos Boozer, cuestionado en su faceta defensiva por Scott. Y es que, los Lakers son una 'madre' a la hora de evitar las canastas del oponente. Con 116.8 puntos de media concedidos, son los peores de toda la NBA en este apartado. Sin Randle, ni el veterano Nash (que pena ¿que te fuiste?, Steve) ausente toda la temporada por una fractura de tibia en su pierna derecha, y con un Jeremy Lin muy irregular, los aficionados del Staples se aferran a los jugadores citados, más a un Ed Davis deseoso de expresar todo su potencial. También Clarkson y Henry deben dar un paso al frente. Pero por encima de todos, está un Kobe Bryant que tratará de dignificar a la franquicia con la que obtuvo la gloria y a la que hizo campeona por última vez en 2010, junto a su 'hermano' Pau Gasol. 

Ahora, los angelinos estarían contentos con mejorar las pírricas 27 victorias de la campaña pasada. Y no digamos, lo gozosos que estarían los hijos de Jerry Buss, Jim y Jeanie, si superasen esa cifra y entraran en Playoffs, algo que a día de hoy parece una quimera. Orgásmica sería la experiencia de ganar 47 partidos en Temporada Regular para los jugadores. De hacerlo, la actriz porno Sadie Santana ofrecería sexo gratis a todos los componentes de la plantilla. 

Así están las cosas por L.A, entre apuestas extravagantes, la 'Kobedependencia', y la esperanza de un futuro mejor, siempre mejor. Jack Nicholson lo observa todo desde la primera fila del Staples, evocando tiempos mejores, donde el actor principal de la Liga eran sus Lakers. Si Kobe no lo arregla, el mercado veraniego de 2015 podría ser la solución para cambiar el guión de una película indigesta. Rondo, Leonard o incluso Marc Gasol, esperan acontecimientos. Y Charles Barkley, una victoria de los hombres de púrpura y oro 'como el comer'.


Alberto Fernández
@Alberto_PREMIER






Alberto Fernández

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario