Noticias
Cargando...

Así viví la vuelta de la Euroliga a Valencia.


Sabor agridulce que ni por casualidad eclipsa lo que viví en el Valencia Basket - Olympiacos.
El conjunto Taronja perdió por 68-71 y si alguien quiere saber cómo fue el partido aquí puede leerlo, valenciabasket.com.
 
Esta vez no seré yo quien lo cuente, hoy prefiero escribir como aficionado.

Desde la temporada 10-11 no había Euroliga en Valencia, cuando el equipo estaba conformado por Dusko Savanovic, Omar Cook, Nando De Colo, Javtokas, Victor Claver, y los actuales Rafa Martínez y Liscuck, entrenados por Svetislav Pesic, quien llevó al equipo hasta los Playoffs de la Euroliga ante el Real Madrid donde no pudimos vencerles pero hicimos un gran papel.

Cuatro años despues,  con un título de Eurocup avalándonos volvimos a la máxima competición europea, con grandes éxitos a nuestras espaldas, que hicieron eco en el basket mundial, convirtiendo a Valencia en un equipo a tener en cuenta, por su garra, agresividad y, sobre todo, actitud.

El rival fue el conjunto griego formado por Spanoulis, Lafatette, que volvía al que fue su club la campaña pasado, también Otello Hunter, entre otros.

El partido estuvo muy igualado en todo momento, pero una persona sobresalió entre todas, y fue Spanoulis. El griego no perdonó y fue el artífice del triunfo y el causante de mi afonía que arrastraré durante toda esta semana.

También influyó a que la voz se me fuera las grandes acciones de Harangody, Loncar y sobre todo, el alley hop de Pau Ribas para Vladimir Lucic, algo que tengo y retendré por siempre en mis retinas con una afición entregada como atrezzo y con los gritos de VALENCIA BASKET como banda sonora.

Lo cierto es que el partido estuvo muy cerca de quedarse en casa, pero los árbitros en el final del encuentro se decantaron por el club griego, algo que es muy habitual cuando se enfrenta un equipo pequeño contra uno grande e histórico. Eso pensará la mayoría.

La decisión de no señalar falta en la jugada donde Valencia podía remontar con el tiro de tres fue el detonante del que hablo, tres jugadores del conjunto se abalanzaron contra Sam Van Rossom y no precisamente para defender, sino para impedir el tiro echando mano de empujones y pisotones, aunque eso no es falta si lo hace un equipo como Olympiacos, Panathinakos, Madrid o Barcelona. Nótese la ironía . El interés es el interés, y solo cumplen órdenes de arriba

Sin embargo, creo que lo de "equipo pequeño"  no es nuestro caso. Valencia dejó más que claro que puede competir con los más grandes de Europa. De todas formas, entiendo a aquellos que discrepen de mi opinión , por eso no voy a seguir argumentándola, simplemente acudiré a publicaciones en Twitter de un periodista de renombre que seguro que les sonará familiar.

"@ADaimiel : Arbitraje infame al Valencia Basket hoy en su regreso a la Euroliga. @euroligaplus"

Así es, Daimiel opina exactamente lo mismo que yo. Periodistas valencianos como Samuel Borja manifiesta lo siguiente:

"@samuelborjaEsto:  es la  @euroleague. Una pena que todavía haya que ganarse el respeto arbitral cuando año tras año compites al nivel de los mejores."

No es la primera vez que nos pasa, pero las ganas de competir puede con todo y seguramente el Valencia vuelva a la carga con todo en la próxima jornada de Euroliga y este fin de semana en Liga Endesa. Se ve que no hemos demostrado nada llevando a dos jugadores la pasada campaña al quinteto ideal de la Liga ACB como Doellman, actual jugador del Barcelona, y Romain Sato, un mítico jugador procedente del centro de África  que ganó la Euroliga con el Panathinaikos y participó con el Fenerbaçe también sumando 127 partidos en la máxima competición europea.

¿Por qué ese favoritismo? ; ¿ Por qué recurrir a la monotonía de decantar el arbitraje del lado de los grandes cuando el partido peligra en su contra? ; ¿ Les compensa ganar de esa manera a los "grandes"?  Sinceramente, no encuentro respuesta que consiga disiparme las dudas, quizá lo que más se acerque sea la repercusión ecónomica que se genere a largo plazo por parte de los grandes equipos. Cuestiones de dinero oscureciendo el brillo de un deporte tan bello como el baloncesto. QUÉ RARO, otra vez la economía manda sobre el aspecto deportivo. 

El punto a rescatar es que la Euroliga acaba de comenzar y queda mucha fase de grupo por delante. Me llevo de la Fonteta la imagen de 11 guerreros  luchando a muerte, jugando cada balón como si fuera el último de su carrera , escoltado por una   afición , que ,de verdad, constituye al jugador número 6 en la pista.  Y , como si de una película se tratara, creo que la banda sonora más adecuada para este momento sería el mítico I Feel Devotion , canción con la que se presenta siempre a la Euroliga.


Harangody en estado puro. Video sobre la actuación del Ala Pivot del conjunto que dirige Perasovic. 
(Foto y vídeo  propiedad del Valencia Basket Club)

Leo Cainzo
@leocainzo



Leandro Cainzo Amor

    Comentar con Gmail
    Comenta con Facebook

0 comentarios :

Publicar un comentario